No cabe duda que los candidatos a las plazas por el ascenso tendrán que pasar en este fin de semana su reválida. Y es que los cuatro primeros de la tabla se medirán entre ellos y los que pierdan podrían ver truncadas sus posibilidades de conseguir premio. Pero la situación no es complicada solo para los cuatro primeros, porque en el fondo de la tabla la situación está que arde.

Vamos por orden. En el Lino Balado de Sigüeiro (domingo, 18.00 horas) se medirán los dos primeros en la tabla. Los de Oroso aventajan en dos puntos al Fisterra. Por eso el resultado que se produzca tendrá diferentes lecturas. El empate o la victoria de los visitantes significará que las diferencias seguirán siendo mínimas y todo dependerá de los errores que comentan unos y otros. Por el contrario, el triunfo del Sigüeiro podría dejar descolgado, momentáneamente, al equipo que dirige Ángel López Canosa, pero se podría meter de lleno el Flavia si éste es capaz de superar al Baio en el campo Reinoso Platas.

La segunda cita en importancia es el duelo que vivirán los jugadores del Baio en su casa (domingo, 17.00 h.) ante los padroneses. La victoria del cuadro que dirige Pablo Torreira frenaría la marcha del Flavia y les colocaría a ellos a seis puntos, en el mjor de los casos, de la segunda plaza y con cinco jornadas por delante para concluir la Liga en este grupo 2º de la Primera Galicia.

A partir de aquí la atención de esta jornada número 29 se centrará en la lucha que se mantiene en la parte baja de la clasificación. Tan solo Bertamiráns y Bastavales están casi sentenciados y para más inri, mñana se medirán ambos en el Municipal de Ames (19.00 horas). Está claro que el empate o la derrota es el peor resultado para cualquiera de los dos contendientes. Tan solo la victoria mantedría viva la llama, pero ya decimos con muy pocas posibilidades.

Y la mayor atención habrá que prestarsela a los duelos donde estarán inmersos los conjuntos del Chaián, Esteirana, Praiña, Val do Ulla, Soneira y Cordeiro. El equipo de Trazo recibe en su casa (17.00 h.) a un CD Unión que aunque no está libre de problemas lo tiene mucho más fácil que todos los demás. El Val do Ulla también jugará como local y recibirá a las 18.00 h. a un Lalín que le aventaja en seis puntos. Por eso, la victoria de los chicos ahora entrenados por Josiño Neira tiene un doble valor.

Por su parte, Esteirana y Soneira tendrán que jugar como visitantes. Los de Esteiro viaja a casa de un Piloño que parece haber encontrado el tono ideal (hizo 12 puntos de los últimos 15 disputados) en un partido señalado para las 12.00 del mediodía. Y el Soneira tendrá que verse las caras en el Novo Campo do Doce donde les aguarda un Esclavitud ‘herido’ en su amor propio tras encajar una goleada en el derbi de los equipos padroneses. La cita está señalada para las 18.00 horas.

Y dejamos para este final el duelo entre el Praiña de Diego Gálvez y el Cordeiro de Luisito. La diferencia de cuatro puntos a favor de los de Valga obliga a los de Pontevea a sumar de tres si quieren alejarse de las plazas que le podían llevar a descender por el efecto cascada. Por eso, el encuentro a disputarse en el Juan Amado (18.15 horas) tiene una importancia total para los dos contendientes. La jornada se completará con el encuentro Dumbría-Tordoia (17.00 h.), en el que los dos se juegan muy poco -en especial el cuadro de Julián- fuera de la honrilla de ganar.

FOTO: La tribuna del campo del Lino Balado se quedará pequeña para acoger el duelo entre gallitos como es el Sigüeiro-Fisterra de mañana a las 18.00 horas.