La que será la jornada número 28 en la Tercera División ya sabe los resultados de los encuentros disputados en esta tarde del sábado (UD Ourense-SD Compostela, 0-2 y el Porriño-Paiosaco, 1-0) por ello, la atención para los seguidores en esta tarde de domingo (en la que todos los partidos pendientes se disputarán todos en el horario de las 17.00 horas) se centrará en los campos de A Malata y A Senra.

En el primero de ellos medirán su momento de juego los cuadros del Racing de Ferrol y el Arosa en el que los tres puntos tienen su peso en oro. La victoria de los arousanos sería meterlos en la lucha por entrar entre los cuatro primeros de la tabla para competir en el play off por el ascenso. Por el contrario, una derrota sería como una sentencia virtual, aunque no matemática. Por su parte, en tierras de Ribadumia, el titular recibe al líder Bergantiños en un enfrentamiento a vida o muerte para los pontevedreses. Y es que una derrota local sería desastroso en el camino que está siguiendo para lograr escapar de los puestos de descenso.

Y si en la cabeza todo está aún en el aire, que quieren que les diga en las plazas de descenso y en las que podrían acarrear también la pérdida de la categoría por los arrastres de la Segunda B. Comencemos por los dos equipos que ocupan puesto de descenso como son el Boiro y el Ribadumia. La obligación de ganar está presente en todos los protagonistas porque saben que los errores en este momento de la competición se pagan muy caros. Por eso, el Boiro, que recibe a un Alondras que aun sueña con poder llegar a la cuarta plaza, lo tendrá muy duro. Y el Ribadumia, ya comentamos que ante el Bergantiños parece que tiene todos los pronósticos en contra.

Pero no quedan ahí los enfrentamientos con tanta tensión. Anoten las citas de O Espiñedo, donde el Arenteiro tendrá que lidiar ante un Polvorín que está realizando una segunda vuelta de campeón. Por su parte, el Vilalbés también se la juega en casa donde recibe al Somozas y el Céltiga tendrá que hilar muy fino para llevarse los puntos del campo del Choco. Y finalmente, el Laracha que parece que tendrá que pagar los pecados del filial deportivista -del que es filial-, recibe en el Municipal a un Ourense CF que tampoco puede confiarse porque aún no tiene el certificado de que está salvado.

FOTO: Los jugadores del Racing tras la derrota sufrida en el Municipal Vero Boquete de San Lázaro ante la SD Compostela. // AUTOR: Amadeo Rey.