La sala de prensa del Multiusos Fontes do Sar fue el escenario en el que esta mañana la plantilla del Santiago Futsal, representada por sus tres capitanes, Santi Jr., Iago e Isma, así como por el propio entrenador, Santi Valladares, pusieron de manifiesto su preocupante situación en la entidad que preside Ramón García. Es más, en sus rostros y en sus palabras se pudo comprobar la extrema situación en la que se encuentra el plantel del equipo compostelano y que milita en la Segunda División Nacional tras su descenso en el pasado curso de la máxima categoría.

La situación explotó este pasado miércoles con las declaraciones aparecidas en los dos periódicos de la Capital gallega en las que el presidente Ramón García afirmaba que el futuro del Santiago Futsal pasa por la aparición de un ‘prestamista’ que pueda adelantar un dinero que es muy necesario para que la entidad santiaguesa pueda disponer de liquidez económica. Recordemos que la plantilla, así como el cuerpo técnico y el médico, no ha cobrado un solo euro en este año 2019 y por esa razón los jugadores entienden que se está repitiendo situaciones de temporadas anteriores.

Según declaraciones de Ramón García, el club “tiene unos 140.000 euros concedidos en subvenciones”, pero también reconoce que la entidad compostelana también “ha perdido el descuento o endoso bancario que teníamos estos años”. Ramón García añadió que “esto ha provocado una falta de liquidez que nos está ahogando, pues no se pueden hacer los pagos a la plantilla y puede crecer la deuda con Hacienda y con la Seguridad Social y por eso no podemos hacer efectivas las ayudas públicas”.

Así las cosas, ayer los capitanes del Santiago Futsal hicieron público un documento en el que expresaron su seria preocupación por lo que está a vivir la entidad representativa del fútbol sala en Santiago.