Suelen decir los propios protagonistas que “la clasificación coloca a casa uno en su sitio”. Haciendo caso a este dicho popular en el fútbol, tenemos muy claro que la SD Fisterra ha sido el más aplicado de los dieciocho clubes que compiten en esta Primera Galicia, en su grupo 2º. Los 39 puntos que presenta en su casillero -tres más que el segundo en la tabla (Flavia SD) y cinco sobre el Sigüeiro- demuestran que ha sido el mejor equipo de la categoría en esta primera vuelta. Para sus compañeros de viaje en la lucha por ascender a la Preferente, el cuadro padronés del Flavia se hixo con el título honorífico de ser el más goleador (38 tantos en 17 partidos) y para el equipo de Tomás Mougán queda también la distinción de haber sido el equipo menos goleado con tan solo 13 goles encajados en las diecisite jornadas.

Muchos fueron los entrenadores que en la pretemporada pusieron en la lista de favoritos al cuadro fisterrán, aunque el equipo de Oroso partía con las mayores opciones de comandar la carrera por ser el primero. Y los comienzos de Liga parecían darles la razón. Por una parte, el Sigüeiro comenzó con un cuatro de cuatro, mientras que el Fisterra saldaba sus cinco primeras semanas de competición con unas estadísticas muy lejos de los pronósticos. El plantel de  Ángel Canosa firmó una tarjeta de salida con tan solo 6 de los 15 primeros puntos en disputa.

Con este panorama el porcentaje de posibilidades de los de Oroso crecieron y, por contra, bajaron para los de A Costa da Morte. Es más, un tercer equipo que se presumía que podía andar por la parte de los gallitos, el Flavia SD, tampoco andaba muy fino a pesar de comenzar con un empate en casa contra el CD Lalín y la victoria en el campo del Aras Solis de Fisterra. Sin embargo los de Padrón cosecharon las tres derrotas que llevan en el campeonato en las siete primeras jornadas de Liga. En definitiva, todo pintaba en favor del equipo del Sigüeiro, a pesar de que en la quinta jornada sufriría el primer varapalo en casa de un Baio que terminó por ser el verdugo de los de arriba.

Así las cosas, a los de Oroso les restaba seguir  su camino y a sus perseguidores no ceder más puntos para que las diferencias no aumentasen entre ellos. Por eso, las cinco jornadas siguientes solo valieron para comprobar que unos y otros querían ser los gallitos con sendas rachas de cinco triunfos consecutivos. Además, en Padrón, se producen cambios en la dirección deportiva y con ello la mejoría no se hizo esperar porque desde la séptima jornada no ha vuelto a perder. Su balance es de un campeón con 8 victorias y dos empates. Por algo ha conseguido auparse a la segunda posición con dos puntos por encima del Sigüeiro.

Entonces, ¿qué ha podido pasar para que cambiasen tanto las cosas y hasta el dueño del líderato? Simplemente, que los resultados de unos y otros han variado. El Fisterra, a pesar de perder en la jornada número 11 en casa del revelación CD Baio y por goleada (4-0) totalizó 11 victorias en otros tantos encuentros y en tierras orosanas el bagaje lo explica todo en las últimas siete jornadas: 1 triunfo, 4 empates y 2 derrotas. Su falta de acierto ante el marco contrario ha sido su gran pecado y lo ha pagado bajando hasta la tercera plaza.

Y EL RESTO DE EQUIPOS

Estas 17 jornadas han dado para muchas cosas. Por lo de pronto, ha quedado claro que a partir de los tres primeros, el segundo pelotón formado por cinco equipos -las auténticas revelaciones son el Esclavitud SD, CD Baio y Tordoia CF- a los que le tenemos que sumar los cuadros del Dumbría y Piloño, pero éstos dos con un ligera sensación de que pudieron haber hecho un poco más. Lo cierto es que están todos ellos en esa zona en la que si son capaces de meter una marcha más hasta podrían competir con los tres primeros por la plaza de ascenso directa y la de la promoción a la Preferente Galicia. Aunque en más de un caso todos ellos firmarían ahora misma mantener las posiciones allá por la jornada número 34.

Desglosando un poco más sus trayectorias podemos decir que el equipo de Juanvi, un recién ascendido,  se ha movido por rachas. Así de la jornada 5ª a la 9ª hizo un parcial de 11 en quince puntos, así como desde la jornada 13ª a la última disputada en que se llevó a su casillero 13 de 15 puntos que lo colocan como cuarto clasificado. Por su parte, el CD Baio tras hacer un parcial de 10 sobre 15 de salida se encontró con derrotas en campos como A Escravitude o Val do Ulla. Nunca se hundió, pero esos deslices o como en esta última semana perdiendo con el Chaián en casa le restan obciones para ser uno de los gallitos.

En el caso del CF Dumbría el flojo inicio de Liga, con un empate y tres derrotas, lejos de desmoralizarle le sirvieron para ir mejorando poco a poco y al final se ha colocado en la sexta plaza a costa de un Tordoia que realizó un brillantísimo comienzo (4 victorias, 3 empates y una sola  derrota en casa con el Lalín). Lo que lastraron un poco su primera vuelta fueron las últimas semanas en las que por unas causas u otras ha perdido en tres oportunidades. De cualquier modo quede reflejado ese gran triunfo conseguido en el feudo del líder Sigüeiro para el equipo de Dani Calvete y que en la pasada temporada conseguía la salvación a última hora.

Por lo que se refiere a la SD Piloño firmó un buen inicio con 10 de los 15 puntos en juego. Cayó en casa del Sigüeiro y volvió a recuperarse, pero un inesperado tropiezo en casa con el Cordeiro le privó de engancharse con los favoritos. Otra racha con 8 de 12 puntos en juego parecía su vuelta a junto los de arriba, pero las derrotas en Bastavales y en Dumbría han frenado su mejoría.

LA PELEA POR MANTENERSE, AL ROJO VIVO

El histórico CD Lalín, así como el Soneira y hasta podemos decir el Bastavales o Esteirana han estado por debajo de lo que se esperaba de ellos. Los dos primeros se mantienem por la mitad de la tabla y tendría que producirse un milagro para que lleguen a engancharse con la parte alta. Ya saben aquello de que en el deporte “no esta nada escrito”, pero… Los de A Mahía, un equipo que la temporada pasada se paseó con los gallitos de la categoría, soprende su baja posición, pero resta toda una vuelta y aún está a tiempo de reaccionar. Desde luego, si no lo hace su camino está muy claro.

Y nos quedan los equipos que configuran la parte media-baja de esta clasificación. Deportivo Unión, con un cambio en sus planteamientos y mirando a la cantera está peleando con mucha dignidad, al igual que sus compañeros de viaje. Chaián, UD Val do Ulla. Cordeiro. Praiña y Bertamiráns luchan con todas sus fuerzas para no ocupar plaza de descenso y se prevé una segunda vuelta a vida o muerte. Está claro que el que confíe más en sus posibilidades, al final puede conseguir el objetivo que no es otro que manternerse en esta categoría tan interesante y llena de encuentros con mucha rivalidad y que llevan bastantes aficionados a los campos.

FOTO: Los jugadores de la SD Fisterra festejando el triunfo conseguido en el campo del Esteirana son los líderes a la conclusión de la primera vuelta en este grupo 2º de la Primera Galicia